Enfisema de la piel





Enfisema de la piel:

     El aire del árbol respiratorio, o gases del aparato digestivo, o el aire exterior introducido por maniobras o gases producidos por los gérmenes de la putrefacción gaseosa en ciertas heridas, pueden difundirse por el tejido subcutáneo, originando el enfisema de la piel, que se manifiesta: por el aumento de volumen de aquélla, en proporciones, a veces, tan considerables, que borran por completo, monstruosamente, los relieves de la cara, cuello, etc.; por el color intacto de la piel distendida; por la blandura de la hinchazón, y, sobre todo, por una típica sensación de crepitación al palparla suavemente. En los casos leves, la hinchazón es muy moderada y apenas se percibe otra cosa que la crepitación. El aire o los gases se pueden difundir rápidamente por el tejido subcutáneo; por lo común, desaparecen por sí solos.

     I. Las causas principales del enfisema de la piel son rupturas del árbol respiratorio, generalmente de los alvéolos pulmonares, a veces de la tráquea, en sitios en que está en contacto con la piel, generalmente gracias a previas adherencias patológicas. Acaece por las causas siguientes:

     A) Traumatismos: fracturas de costillas, heridas de arma blanca o de fuego. Es interesante anotar que en estos casos es muy raro el neumotórax. El diagnóstico es muy sencillo.

     B) Traumatismos operatorios, como la traqueotomía o la punción pleural recayendo sobre un trozo de pulmón adherido a la pared. Hemos visto enfisema en el neumotórax espontáneo a tensión, puncionado y por el escape de aire entre el orificio y la cánula.

     C) Ruptura de alvéolos pulmonares, por accesos asmáticos, golpes fuertes de tos, sonarse las narices brutalmente, esfuerzos físicos, parto.

     II. Mucho más raramente, el enfisema se debe a una ruptura, en el tejido subcutáneo, del esófago (cáncer, diverticulitis supurada, etc.), del estómago (cáncer, perigastritis, etc.), del colon (fístulas actinomicósicas, por ileítis terminal, etc.), del recto, etc.; a través de esta ruptura pasaría al tejido subcutáneo el aire y gases del tubo digestivo.

     III. Inyección de aire con fines terapéuticos, ya deliberadamente (oxígeno, etc.), ya por descuido (en las grandes inyecciones de suero).

     IV. En las antiguas heridas muy infectadas, anfractuosas, con complicaciones gangrenosas (gangrena gaseosa), los gases formados producían a veces enfisema de la piel. Hoy es una contingencia rarísima.



  • enfisema en la piel

  • enfisema de piel

  • enfisema de la piel
  • enfisema dermico
  • aire en la piel

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario