El zona (herpes zona o zóster)





El zona (herpes zona o zóster) es una erupción de vesículas que aparecen en la piel correspondientes al trayecto de los nervios, generalmente uno solo, a veces más, hasta cuatro. Se debe a un proceso inflamatorio o irritativo de los ganglios espinales de dichos nervios, con reacción ligera del líquido cefalorraquídeo (Þ). Se caracteriza por la distribución de las vesículas en relación con los nervios lesionados; generalmente, hemilateral: la erupción termina precisamente en la línea media, en cuyo punto muchas veces alcanza su máxima intensidad. La erupción es precedida de intensas neuralgias; dura varios días y va seguida de cicatrices costrosas, y luego, pigmentadas, que duran largo tiempo. Estas cicatrices pueden ser, durante algunas semanas, insoportablemente parestésicas o dolorosas. El zona es más frecuente en los nervios del tronco (sobre todo torácicos): (Þ) y extremidades que en los de la cabeza. Al principio puede confundirse el zona, antes del brote de las vesículas, con otras neuralgias o con procesos viscerales (pleuritis, angina de pecho, afecciones abdominales); pero es un error grosero que rápidamente deshace el brote vesicular; antes de que éste aparezca debe sospecharse en todo sujeto acometido, súbitamente, de una neuralgia intensa. Hay, a veces, además del dolor, una sensación de tensión o quemadura muy típica. El zona puede producir atrofia muscular o parálisis de los músculos correspondientes; por ejemplo, parálisis facial o monoplejía (zona paralítico); estas parálisis aparecen tardíamente (después de una semana o más). Se citan casos de neuralgia del trigémino por herpes zona. El herpes oftálmico causa queratitis y el ótico otalgias intensas. Existen también «herpes sine herpes»: neuralgia radicular sin erupción cutánea.

     Hay dos grandes grupos de zona: el zona esencial infeccioso, epidémico, o herpes zóster, en el que la lesión del ganglio afectado débese a un germen específico, y los zonas sintomáticos, en los que la lesión del ganglio se debe a otras infecciones o traumatismos.

     A) Herpes zóster genuino. Zona esencial, infeccioso. Casi siempre epidémico. Es, con seguridad, de origen infeccioso (Þ). Generalmente, aparece con fiebre moderada y con todos los pródromos de una infección. A veces, es muy evidente su relación con epidemias de varicela, por lo que algunos admiten la identidad de las dos enfermedades; además de las relaciones epidemiológicas, se aduce que los niños que han padecido el zona quedan inmunes para la varicela; y que las lesiones histológicas de los ganglios en la zona encuéntranse también en la varicela; en ambas lesiones, finalmente, se han hallado los corpúsculos elementales (Paschen) que se supone puedan ser o tener relación con el germen productor, tanto en la varicela como en el zona. Sin embargo, hay diferenciaciones evidentes entre ambos procesos: el zona afecta de preferencia a adultos y viejos; la varicela, a niños y muchachos; el zona se presenta muchas veces esporádicamente; la varicela, epidémicamente siempre; el zona casi nunca afecta a las mucosas; la varicela, sí; en el zona hay leucocitosis; en la varicela, leucopenia. Puede concluirse que hay una relación patogénica entre ambas enfermedades, pero que, clínicamente, son perfectamente distintas mientras que etiológicamente es idéntico el virus que las produce. Suele ser más doloroso y duradero el zona en gente mayor.

     B) Zonas sintomáticos (seguramente todos son complicaciones víricas):

     1. Zona sifilítico o por otras infecciones. Puede aparecer en enfermos con sífilis cerebroespinal. La serología de la sífilis debe hacerse en todo caso anormal de zona. Se han descrito casos consecutivos a la lepra, tuberculosis, paludismo y en el SIDA.

     2. Zona por lesiones medulares o vertebrales, distintas de la sífilis: mielitis, siringomielia, paquimeningitis, tumores medulares o vertebrales, osteítis vertebral tuberculosa, reumatismo crónico vertebral (casos míos evidentes).

     3. Zona traumático. Hay casos de lesión operatoria del ganglio de Gasser seguidos de zona, o de traumatismos diversos y zona consecutivo: no siempre convincentes. Variedad de este zona sería el que sigue, en raros casos (he visto uno) a la punción lumbar, sobre todo si se acompaña de inyección intrarraquídea de lipiodol.

     4. Zona en las leucemias y en la linfogranulomatosis; es relativamente frecuente.



  • herpes o zona en leucemias y linfogranulomatosis

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario