Eccemas producidos principalmente por irritaciones externas de la piel.





Eccemas producidos principalmente por irritaciones externas de la piel:

      A) Cualquier lesión de la piel puede eccematizarse: impétigo, intertrigo, sarna, micosis, lesiones de rascamiento, erosiones por roce o presión de los vestidos, etc.

     B) Aplicación de medicamentos: tintura de yodo, pomadas diversas, etc. También los cosméticos habituales, siendo fácil su atribución por la zona de piel afectada: axilas en desodorantes o depilatorios, párpados, labios, etc.

     C) Eccemas profesionales. La cantidad de dermatosis profesionales es inmensa. Apenas hay oficio que no sea capaz de originar lesiones de la piel que pueden, luego, eccematizarse; cuando se trata de lesiones destructivas, cáusticas, infecciosas, que acaecen en cualquier individuo no predispuesto, el interés diagnóstico es nulo: el propio enfermo hace el diagnóstico; por ejemplo, las necrosis de los que trabajan con plomo, las infecciones de los carniceros, etc. Pero, otras veces, se tratará de reacciones muy finas, debidas a una hipersensibilidad constitucional o adquirida; entonces las dermatosis aparecen sin saber por qué, aparentemente, provocadas por sustancias, al parecer inocentes, de uso habitual; y, a veces, surgen después de mucho tiempo de haber manejado los pacientes estas sustancias sin deterioro inmediato de la piel. Todas estas circunstancias despistan al enfermo y al médico sobre el posible origen de la dermatosis. Su diagnóstico se realiza, muchas veces, gracias a las pruebas eccematógenas (Bloch), que consisten en aplicar, durante veinticuatro horas, sobre la piel del enfermo pequeños trozos de paño de hilo embebidos en las sustancias sospechosas; si la prueba es positiva, se forma en el sitio de aplicación una lesión (eritematosa, papulosa, vesicular o necrótica). La predisposición es, muchas veces, puramente local, es decir, se refiere a condiciones tópicas, circulatorias y tróficas propicias a la dermatosis; el caso más típico es el de las manos acrocianósicas (Þ).

     Aun cuando las dermatosis profesionales, en general, pueden adoptar diferentes tipos (dermitis vesiculobulbosa, eritrodermia vesiculoedematosa, acné, etc.), sin embargo, la lesión típica es la erupción eccematosa y el eritema. No es raro que las lesiones aparezcan, no sólo en los sitios de la piel en contacto con los agentes irritantes, sino también en otros sitios alejados:

    1. Estos eccemas profesionales pueden observarse en personas que manejan los productos más diferentes: carpinteros (sobre todo cuando trabajan ciertas maderas); albañiles, obreros del cemento, fotógrafos, farmacéuticos, confiteros, panaderos, tintoreros, peluqueras, metalúrgicos (en los que el aceite de engrase, proyectado y conteniendo partículas metálicas microscópicas, produce dermatosis diversas), tejedores, obreros del níquel, arsénico, cromo, bromo, azufre, quinina, formol, petróleo, asfalto, resina; jardineros: sobre todo cuando manejan ciertas plantas, frutas y legumbres, como los cactus, naranjas, higos (muy frecuente en Italia, Turquía: deja reliquias pigmentadas que recuerdan al eritema pelagroso), tomate, alcachofas, etcétera. Muchos de estos eccemas pertenecen al grupo de las llamadas dermatosis por contacto, de naturaleza alérgica, muy estudiadas en la actualidad y, a veces, exageradas.

     2. Merecen mención aparte, por su frecuencia, las dermatosis del lavado, de forma eccematosa o no, que acaecen, sobre todo, en personas jóvenes con manos acrocianósicas. La humedad continua y el uso de jabones malos —actualmente los detergentes—, actuando sobre la piel acrocianósica, son la causa habitual de estas dermatosis. Como se trata de un acto diario, los enfermos no suelen relacionarlas con el lavado. Durante la Revolución española, en que muchas personas se han visto obligadas a realizar los quehaceres domésticos a que no estaban habituadas, se han observado gran número de estas dermatosis. Producen intensas parestesias. El uso, cada vez más frecuente, de los guantes de goma ha disminuido la frecuencia de estos accidentes; pero, en cambio, estos guantes mantenidos durante muchas horas sobre la piel, sudorosa, poco limpia, no ventilada y macerada pueden producir lesiones eccematosas que sólo se curan al suprimir los guantes.

     D) Agentes atmosféricos. La radiación solar, el calor excesivo, etc., puede ser causa de eccemas. Hay eccematosos que empeoran en los climas secos y se alivian en los húmedos; en otros ocurre lo contrario. Este mismo fenómeno se observa en la mayoría de las afecciones por hipersensibilidad. La simple mojadura de la piel, un tanto persistente, puede producir el eccema.



  • que es eccema de sarna
  • eccemas en la lengua del roce con los dientes

  • lesiones en piel por plomo
  • eccemas en la lengua

  • bibliografia lesiones externas

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario