Diarreas en el niño.





Diarreas en el niño.  La importancia de este síntoma en la infancia hace oportuno un comentario especial aun cuando me haga volver sobre cosas ya dichas. El organismo del niño es muy sensible a las diarreas intensas, por su facilidad para deshidratarse, apareciendo los graves trastornos metabólicos subsiguientes (Þ). Las diarreas del niño pueden clasificarse así:

     A) Diarrea en la indigestión aguda. Débese a estados gastroenteríticos agudos producidos por transgresiones alimentarias, fáciles, por lo común, de averiguar: cambios en la alimentación, excesos en la misma, leches u otros alimentos artificiales inadecuados; en niños de alguna edad, ingestión de frutas, etc. Es indudable la influencia del calor (diarrea de verano, diarrea verde), por lo que es esta afección mucho más frecuente y grave en los países cálidos. Los síntomas son los de una gastroenteritis diarreica, generalmente febril, con heces típicas, muy frecuentes, grumosas, verdosas o verdes. Si la diarrea es acentuada puede ocurrir, como en todas las diarreas infantiles, fenómenos de deshidratación y de acidosis que acentúan los vómitos y el malestar general; muchas veces hay también convulsiones.

     B) Diarrea por alimentación incorrecta. Aun sin indigestión propiamente dicha, una alimentación incorrecta puede producir diarrea en el niño, sin fiebre ni otros fenómenos gastroenteríticos. La causa —exceso en la alimentación, alimentación excesivamente azucarada, etc.— es, por lo común, notoria. Hay una notoria individualidad en la adaptación de cada niño a ciertos alimentos, que el clínico debe explorar. El cuadro clínico desaparece rápidamente en cuanto se compensa la incorrección alimentaria.

     C) Diarrea crónica por indigestión. Las formas de indigestión aguda comentadas pueden insensiblemente transformarse en crónicas si la incorrección alimentaria persiste. Es muy difícil, prácticamente imposible a veces, diferenciar estas diarreas crónicas por indigestión de las infecciosas. Los síntomas gastrointestinales con diarrea y los generales son los mismos que en la forma aguda. Las heces tienen las características de la diarrea por fermentación (Þ).

    D) Diarreas crónicas infecciosas. Se deben a gastroenteritis producidas por gérmenes introducidos con los alimentos o por las toxinas de estos gérmenes. Pueden ser, como acabo de decir, idénticas clínicamente a las de origen alimentario; pero otras veces la naturaleza infecciosa se expresa por la mayor intensidad de la fiebre y por la presencia de sangre y pus en las heces. Los gérmenes que pueden producirla son los de la fiebre tifoidea y paratifoidea, otros tipos de salmonelosis (Þ), los del grupo disentérico y, probablemente en más casos de los que se cree, el estreptococo. En otros casos se trata de la enterotoxina estafilocócica u otra (v. apartado XII). El análisis bacteriológico de las heces es indispensable. En los casos graves el síndrome se parece mucho al colérico, con heces riciformes, intensa deshidratación y curso por lo común mortal (cólera infantil).

     E) Diarrea en las infecciones generales. Más aún que en el adulto, en el niño una infección general puede manifestarse por diarrea. El problema diagnóstico no tiene interés cuando se trata de infecciones muy expresivas, como el sarampión o la neumonía, que puede iniciarse con el cuadro de una diarrea febril, pero apareciendo rápidamente los síntomas de aquellas infecciones. El diagnóstico puede hacerse más difícil cuando se trata de infecciones latentes que sólo se manifiestan durante bastantes días por la fiebre, la diarrea y, a veces, un intenso enflaquecimiento. Puede ocurrir esto en todos los focos latentes. Ya he dicho (Þ) que es especialmente frecuente en la otitis y mastoiditis.

     F) No es raro en el niño que una diarrea simple, pero tenaz, se deba a irritación mecánica del intestino por cuerpos extraños y, sobre todo, por escíbalos. Son las diarreas que se curan con un purgante.

     G) Ya he citado las diarreas crónicas grasientas del esprue y de la enfermedad celiaca en el niño (Þ).



  • diarreasverdesenlosninos

  • influencia del calor en las diarreas

  • Diarrheas verdes

  • diarrea en niños sin fiebre ni malestar?

  • content

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario