Diarreas de origen endocrino.





Diarreas de origen endocrino:

      A) Son muy frecuentes en el hipertiroidismo, a veces, con el resto de la sintomatología hipertiroidea muy poco pronunciada; o apareciendo antes de que se instale el síndrome hipertiroideo completo, o, por el contrario, tardíamente; y así, no es raro ver casos de diarrea atribuidos a enterocolitis banales, pero con gran adelgazamiento, que son, en realidad, hipertiroideos. Ya he dicho que, a su vez, estados de colitis infecciosa (disentérica o de otro origen) pueden producir reacciones hipertiroideas, igualmente con gran pérdida de peso. Por todo ello, en las diarreas, sobre todo juveniles y en las mujeres climatéricas, muy influidas por los estados emocionales, con pérdida de peso desproporcionada, debe investigarse la sintomatología hipertiroidea y el metabolismo basal. El mecanismo de estas diarreas es neurovegetativo, pero pueden influir las alteraciones gástricas (híper y, sobre todo, hipoclorhídricas), no raras en estos enfermos. En los períodos avanzados puede haber, raramente, esteatorrea, es decir, diarreas grasientas, graves, por participación del páncreas (Þ).

     B) En la enfermedad de Addison es frecuente la diarrea, sobre todo en los períodos finales, alternando con fases de estreñimiento. Estas diarreas agravan el estado general (probablemente, por pérdida intensa de cloruro sódico) y deben ser tratadas con energía. En la insuficiencia suprarrenal aguda, el síndrome, generalmente indiagnosticado, puede consistir en grandes diarreas, hipotermia y colapso (forma coleriforme del hiposuprarrenalismo) (Þ).

     C) Las diarreas del climaterio son casi siempre de mecanismo hipertiroideo, y, por ello, muy influidas por la emotividad exagerada, peculiar de esta edad.

     D) Se ha descrito una diarrea paratiroidea, por crisis, acompañada de los signos generales de la insuficiencia paratiroidea (Þ).

     E) En los diabéticos puede extenderse la lesión al tejido exocrino, presentándose diarreas esteatorreicas. Han disminuido mucho desde la insulina. Véanse las neuropatías.

     F) Los tumores pancreáticos de células ínsulares no beta (síndrome de Zollinger-Ellison) pueden presentar diarrea, pero sobre todo el tipo descrito por Verner y Morrison cursa con diarreas incoercibles —cólera pancreático— y depleción potásica y actualmente se considera un síndrome aparte, que a diferencia del primero no determina hipersecreción gástrica, sino aclorhidria, ni úlceras gastrointestinales, ni hipergastrinemia; por supuesta hiperproducción de enterogastrona. Segregan unos péptidos vasoactivos —«VIP»— y se llaman entonces vipomas y/o otros gastroinhibidores —«GIP»— que si predominan se designan gipomas. Un síndrome raro, el somatostatinoma, asocia una diabetes leve, reciente, con diarrea y esteatorrea, pérdida de peso, y a veces anemia; es un tumor insular secretor de somatostatina.

     G) En los carcinoides del intestino delgado se manifiesta el «síndrome serotonínico» en forma de diarreas reiteradas, acompañadas de rubor facial en crisis —«flush»— y luego persistente por telangiectasias, endocardosis fibrosa y asma bronquial.

     H) En el cáncer medular de tiroides, que cursa con calcitonina alta en sangre, pero también con aumento de prostaglandinas y aminas biógenas, que son los responsables de las diarreas. Igualmente en la poliadenomatosis endocrina tipo II (MEN II), es decir, feocromocitoma e hiperparatiroidismo asociados al carcinoma medular de tiroides. Y en el tipo III (o II b), que presenta además neurofibromatosis y fenotipo marfanoide, con facies tosca y labios gruesos. También la mastocitosis puede ser causa de diarreas.



  • poliadenomatosis endocrina
  • aserca de las dearreas
  • diarrea de origen endocrino
  • crisis de diarreas

  • diarreas durante el climaterio

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario