Corea agudo.





Corea agudo (corea minor o de Sydenham).  Es bien conocida su sintomatología: los movimientos coreicos pueden ser levísimos, apenas perceptibles, confundibles con la simple nerviosidad del niño o con los estados de incoordinación que acabo de describir; otras veces son muy intensos, hasta llegar a los casos en que el enfermo permanece semanas enteras en perpetua, desordenada y lastimosa agitación, que parece imposible pueda ser resistida por el organismo. Afecta principalmente a niños; con claro predominio del sexo femenino (3 a 1) entre seis y doce años, o más raramente en los años postpuberales, entre los quince y los dieciséis. Suele empezar por los brazos, transmitiéndose después a las piernas, tronco y cara. Los movimientos son generalizados, pero, a veces, predominan en un lado o en un miembro; o, por excepción, quedan localizados exclusivamente en un lado (hemicorea) o en un miembro (monocorea).

Los músculos de la deglución y de la respiración pueden ser afectados, agravando el cuadro clínico. Otros síntomas: hipotonía muscular a veces tan intensa (chorea mollis) que simula una paresia y entonces los reflejos están apagados o son pendulares; artralgias y mialgias; a veces, delirio y manía o simple cambio de carácter (que, en algunos casos, precede a la enfermedad); fiebre, en relación con la intensidad del proceso; a menudo inexistente. Hemograma y V. S. G. suelen estar inalterados o discreta leucocitosis y aceleración moderada. En el líquido cefalorraquídeo hay un leve aumento de la albúmina y de los linfocitos. Dura de uno a tres meses. Aun los casos más leves pueden dejar una lesión endocárdica, generalmente mitral. Tengo la impresión de que la endocarditis de los coreicos es, en general, mejor tolerada que la de los reumáticos poliarticulares. De todos modos, las relaciones del corea con el reumatismo articular agudo y con las anginas de repetición son indudables: los tres procesos pueden presentarse alternativamente en el mismo individuo; o pueden afectar a diferentes individuos de las mismas familias. Aun sin poliartritis clínica, la corea puede encontrarse en la anamnesis de las valvulopatías como significativa del antecedente fiebre reumática. La reacción, al estreptococo hemolítico tipo A, del reumatismo afectaría, en el corea, a los centros estriados antes citados.



  • corea de inicio agudo

  • anamnesis corea

  • sindromes coreicos agudos

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario