Corazón pulmonar crónico.





Corazón pulmonar crónico.  Es relativamente frecuente en personas, por lo común, con procesos pulmonares antiguos, generalmente de más de cincuenta años de edad. Creo que tiene mucha importancia el que se trate casi siempre de sujetos mal alimentados, muy fumadores y quizá bebedores, muy trabajados por la vida, fatigados y mal cuidados; en suma, con aparato cardiorrespiratorio maltratado. De aquí el que se vean con mucha más frecuencia en las salas de los hospitales que en las consultas privadas; y que, proporcionalmente, sea una de las enfermedades que cuenta con más autopsias. La sintomatología es la siguiente: en enfermos crónicos del aparato respiratorio y, por tanto, con tos, expectoración, disnea de esfuerzo, etc.; se inician las manifestaciones circulatorias, al principio difíciles de reconocer. Sólo en un corto número de enfermos los síntomas circulatorios aparecen primitivamente: cuando la causa no es un proceso respiratorio sino una arteritis de la pulmonar o la rara endarteritis obliterante de la pulmonar. El cuadro clínico, secundario o primitivo, se caracteriza por: disnea de esfuerzo típica, y no de decúbito, tal vez con crisis paroxísticas nocturnas suscitadas o no por la tos; con extraordinaria angustia, tal vez de origen hipotalámico (Þ); cianosis, cuya intensidad depende del trastorno respiratorio más que del circulatorio; cefalea y mareos, o verdaderos vértigos; somnolencia muy marcada; dedos en palillo de tambor; edema facial y, a veces, hidrotórax y pequeñas ascitis; en ocasiones esputo hemorrágico o verdaderas hemoptisis; hepatomegalia, discreta e inconstante; tensión arterial normal o elevada. A la auscultación se encuentra galope derecho, y, tal vez, soplos (sistólico tricúspide, diastólico pulmonar, sistólico mitral). Poliglobulia y frecuente macrocitosis, aumento del volumen de la sangre. Éxtasis capilar. Imagen radiográfica del corazón, variable de unos casos a otros, según la etiología, y de unos días a otros (corazón en acordeón: Codina Altés). Es prácticamente constante el aumento del arco izquierdo, generalmente sin aumento del perfil derecho («corazón en calabaza»; pero pueden aparecer grandes sombras del área cardiaca, redondeadas o de otras formas; las sombras de las arterias pulmonares son muy marcadas El electrocardiograma da trazados característicos: con imagen de sobrecarga e hipertrofia derechas; la alteración más frecuente es la altura puntiaguda de la onda P (P. pulmonale) y la negatividad de T en III derivación. Las precordiales derechas con R alta y, a veces, bloques de rama derecha. El examen de la gasometría arterial (PO2, PCO2 y pH), así como las pruebas funcionales ventilatorias, permitirán enjuiciar el grado y tipo de insuficiencia respiratoria: obstructiva, restrictiva, mixta o por trastornos de la perfusión y difusión.

     En un grupo de casos la intensa, oscurísima, amoratada cianosis de la nariz, orejas, labios, lengua, manos, etc., predomina en el cuadro, correspondiendo al llamado síndrome del cardiaco negro (Ayerza, Arrillaga). Este cuadro, que se creyó una enfermedad aparte, debida a la arteritis primitiva, para algunos sifilítica, de las ramas o del tronco de la pulmonar, es, en realidad, un síndrome de corazón pulmonar crónico que aparece por los diversos mecanismos que ahora se dirán’ pero, probablemente, los casos más típicos corresponden, en efecto, a las arteritis de las arterias pulmonares, en sujetos maltratados por la vida. Las causas del corazón pulmonar crónico son las siguientes:

     A) Enfermedades respiratorias crónicas. Las más importantes son:

     1. Enfisema pulmonar (Þ).

     2. Bronquitis y bronquiectasia, generalmente con fibrosis pulmonar y enfisema (Þ).

     3. Casos graves y viejos de asma bronquial (Þ).

    4. Tuberculosis pulmonar crónica: los antecedentes son lo suficientemente notorios para que el diagnóstico no yerre. Al final puede haber degeneración grasosa o amiloidea del miocardio que agrava la situación.

    5. Diversas neumoconiosis (Þ).

     6. Neumopatía por gases asfixiantes (Þ).

    7. Las diversas fibrosis pulmonares: sarcoidósica, colagenótica (esclerodermia, lupus, periarterias, artritis reumatoide, etc.), idiopática o síndrome de Hamman-Rich, pulmón apanalado o poliquístico, de las facomatosis (esclerosis tuberosa, neurofibromatosis de Recklinghausen), por linfangitis carcinomatosa, etc., con trastornos de la difusión y de la perfusión, PO2 bajo y PCO2 normal.

    B) Enfermedades de los vasos pulmonares:

     1. Esclerosis ateromatosa del tronco o ramas de las pulmonares, sospechable en sujetos muy arteriosclerósicos; aunque el ateroma de la pulmonar puede evolucionar sin arteriosclerosis generalizada.

     2. Arteritis del tronco o ramas de las pulmonares, principalmente sifilíticas, sospechables por los antecedentes, reacciones, etc.

     3. Aneurisma de la arteria pulmonar (Þ).

     4. Hipertensión primitiva de la arteria pulmonar.

     C) Compresión crónica de la pulmonar por diversos procesos intratorácicos: cáncer, adenopatías banales, linfogranulomatosis maligna (Hodgkin); en suma, el corazón pulmonar puede acompañar a todos los procesos mediastínicos que sean capaces de afectar a la arteria pulmonar: todos deben revisarse (Þ).

    D) Cardiopatías por deformidades de la columna vertebral. La escoliosis produce, en los casos muy intensos, pero sobre todo en sujetos con corazón debilitado por otras causas, un cuadro de insuficiencia cardiaca de tipo pulmonar, por lo común de marcha grave, poco sensible a los tratamientos. A veces, el estado circulatorio va precedido de una historia pulmonar (esclerosis pulmonar, enfisema, tuberculosis); pero otras veces es primitivo y, quizá, precoz. La falta de relación con los puntos de referencia habituales del esqueleto (por la gran deformación torácica) hace difícil precisar la morfología del corazón escoliósico.

     E) En cierto modo, el mal crónico de altura (Þ) es un proceso cardiopulmonar clínicamente semejante al corazón pulmonar crónico, y con grandes analogías patogénicas.



  • cor pulmonar cronico
  • escleroenfisema pulmonar
  • escleroenfisema
  • corazon pulmonar cronico

  • esclero enfisema pulmonar

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario