Claudicación de las arterias





He hablado de la claudicación de las arterias de los miembros. Los accidentes de claudicación en otras arterias son más difíciles de diagnosticar. Lo mismo que aquéllas, se deben a un espasmo arterial que se produce, probablemente, en puntos lesionados, quizá muy levemente, del vaso. La lesión puede ser de naturaleza esclerósica (arteriosclerosis), inflamatoria (arteritis granulomatosa o sifilítica), o mixta (tromboangeítis). El espasmo está en relación con desequilibrios de la inervación vegetativa; tal vez —por lo menos en un grupo de casos— con estados de hipersuprarrenalismo. Trátase casi siempre de individuos pletóricos, pícnicos, más raramente asténicos, hipertensos o con tendencia a la hipertensión. El accidente sobreviene bruscamente, con frecuencia en relación con estados emotivos; y desaparece también con rapidez. A diferencia de la claudicación intermitente de la pierna, que suele tener una marcha crónica y progresiva, estas otras claudicaciones intermitentes son muchas veces fugaces, dando a entender que el elemento funcional espasmódico, predomina sobre el lesional; no obstante, en otros casos estos accidentes anuncian lesiones definitivas. Citaré los más frecuentes:

     A) Arterias cerebrales. Según la arteria afectada, dan lugar a paresias o parálisis (monoplejías por lo común), amaurosis, hemianopsia, afasia, disartria, ausencias, vértigo, cefalea agudísima. Los síntomas, transitorios al principio, pueden hacerse permanentes por el reblandecimiento del parénquima nervioso consecutivo al retirado espasmo. Aquí también encontramos todas las etiologías arriba citadas de la lesión arterial; pero tiene una personalidad especial la tromboangeítis cerebral o central. Afecta a sujetos portadores de lesiones tromboangeíticas periféricas (Þ), en cuyo caso el diagnóstico de la localización cerebral es sencillo; o bien la lesión cerebral es primitiva y más difícil, entonces, de diagnosticar. Al principio los síntomas, intermitentes, son vagos, expresión de verdaderas claudicaciones intermitentes cerebrales: leves afasias, disartrias, ausencias, lipotimias, vértigos, obnubilación mental, estados delirantes. Más adelante, el cuadro se precisa, apareciendo hemiparesias, hemiplejías, más raramente trastornos extrapiramidales, ataques epileptoideos, cefaleas intensas de tipo jaquecoide, trastornos psíquicos y afectivos. La lesión arterial central es, como la periférica, una inflamación proliferativa del endotelio con trombosis, afectando a arterias y venas, con infartos en los parénquimas regados por las arterias terminales (atrofia granulosa: Spatz). El diagnóstico diferencial puede plantearse con diversos procesos: trombosis esclerósica, embolia, sífilis, tumor intracraneal, enfermedades de Pick y Alzheimer, periarteritis nudosa. Además del estado clínico, son útiles para el diagnóstico la arteriografía, capilaroscopia, examen de los vasos rednianos, líquido cefalorraquídeo (que puede mostrar disociación albuminocitológica) (Þ). EEG y TAC. La valoración de estos datos requiere la intervención del especialista. Para el clínico general la hipótesis de este diagnóstico se funda, repito, en la coexistencia de síntomas de tromboangeítis periférica, en el mismo enfermo o en otros individuos de su familia.

     B) Arterias abdominales. Su síndrome es la dispragia abdominal arteriosclerósica o angina abdominal (Þ). Quizá otros accidentes abdominales o pélvicos se deban a esta misma causa, por ejemplo, impotencias sexuales súbitas (Leriche). Un caso curioso y excepcional es el síndrome del robo («steal-syndrome») aortoilíaco en el que la estenosis obliterante de la arteria iliaca primitiva o de la aorta caudal ocasiona la derivación sanguínea de la mesentérica inferior a la iliaca externa a través de la iliaca interna, con dolor abdominal a la marcha.

    C) Aorta; arterias coronarias. Estos espasmos producirían crisis de opresión, angustia, aortalgia, quizá síndrome de angor, con hipertensión (las clásicas crisis de Pal).

En las varices muy intensas, puede presentarse una claudicación intermitente que recuerda a la arterial; por lo común, más rápida en su presentación que ésta. No es nada rara.



  • claudicación cientifica
  • claudicacion intermitente remedios naturales
  • claudicacion central
  • claudicacion intermitente seram
  • Claudicacion mixta

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario