Catarata congénita.





 Catarata congénita.  Se supone debida a anomalías congénitas; y, en efecto, a veces, coincide con otras de estas anomalías (esqueléticas, circulatorias, nevi, miopatías; muy especialmente la miotonía atrófica: (Þ); o la esclerodermia, delgadez progresiva o infantilismo (Werner) o progeria (Rothmund: véase más abajo). Otras veces se supone secundaria a inflamaciones del ojo durante la vida intrauterina, de origen sifilítico en ocasiones y, sobre todo, rubeólico (Þ). Puede acompañarse de nistagmus. En estas cataratas y en las de los grupos siguientes hay disminución de la fosfatasa (Þ).



  • catarata congenita

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario