Cataplejía.





 

Cataplejía (Caída súbita idiopática)

 

     Se llama así a la caída súbita del individuo, por pérdida del tono muscular (Þ) que mantiene la actitud en pie. El conocimiento se conserva íntegro. Pero es frecuente la asociación narcolepsia-cataplexia (parálisis hipnogógica). El paciente tiene, claramente, la sensación de que, sin vértigo, sin síncope, sin ictus, las piernas se le doblan. Puede acompañarse de relajación de los esfínteres. Se ha considerado la cataplejía como una forma de sueño somático o corporal que se produciría independientemente del sueño cerebral, psíquico. Su relación con el sueño se demuestra porque, a veces, se presenta acompañando a las narcolepsias (Þ), ya alternando con ataques narcolépticos, ya apareciendo la narcolepsia inmediatamente después de la cataplejía. Por lo menos en algunas formas de cataplejía, es frecuente que el acceso se produzca a consecuencia de una emoción, sobre todo durante un acceso de risa. También puede determinarla el coito.

     Hay que distinguir este síndrome de las lipotimias ortostáticas, las crisis de Stokes-Adams, las hipoglucemias súbitas del insulinoma, los síncopes tusígenos, miccional u otros, las parálisis familiares periódicas (con alteraciones del potasio) y los demás tipos de caídas súbitas secundarias.

     Es muy difícil clasificar la cataplejía desde el punto de vista de su etiología. En general, es un síntoma de lesión mesencefálica. Enumeraré los casos clínicos en que se presenta, sin prejuzgar si se trata de relaciones patogénicas o de meras coincidencias:

     I. Se ha insistido mucho en diferenciar la cataplejía de la epilepsia (Þ), pero su relación parece evidente, pues hay accesos de cataplejía genuina que aparecen en epilépticos seguros, como equivalentes del ataque; o en individuos sin ataque epiléptico, pero con herencia y caracterología epiléptica.

     II. Se ha observado en la encefalitis epidémica y en la parálisis agitante senil (Parkinson) (Þ).

     III. En varias lesiones nerviosas: tumor hipofisario, alteraciones hipotalámicas (Þ), lesiones bulbares (síndrome de Bonnier): (Þ), de tumores del IV ventrículo (Þ), del cerebelo (Þ), etc.

     IV. En los casos de hiperexcitabilidad del seno carotídeo (Þ) puede producirse la cataplejía. La compresión de la región sinusal permite, en tales casos, reproducir la cataplejía.

     V. Algunos enfermos hipertiroideos o hiperparatiroideos sufren, a veces, por estados emocionales o sin causa, una debilidad súbita de las piernas del orden de la cataplejía.

     VI. Para algunos, existiría una cataplejía esencial, que habría de separarla de todas las enumeradas cataplejías sintomáticas. En la esencial no se encontraría ninguna lesión o predisposición patológica; la caída estaría siempre determinada por una emoción, sobre todo la hilarante; y sería, siempre, seguida por la narcolepsia. Yo me inclino a pensar que en estos casos se trata también de narcolepsias sintomáticas, principalmente de lesiones hipotalámicas.

     VII. Hay una cataplejía tóxica, muy típica, la del tabaco, no siempre bien interpretada.



  • caidas subitas
  • cataplejias
  • cataplejía

  • cataplejia cerebelosa
  • juegos de caidas subitas

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario