Auscultación de la voz.





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Auscultación de la voz.  Sobre la auscultación de la voz y de la tos hay páginas copiosas en los libros clásicos, casi tratados enteros. Lo que hoy es aún útil de todo ello, para el clínico, dotado de medios más certeros de exploración, se puede resumir muy brevemente. Al auscultar la voz de un sujeto normal, se percibe, en el punto de auscultación, la vibración de la palabra articulada con más o menos claridad e intensidad según la energía y el timbre de la voz; sólo la práctica aprecia los límites entre la normalidad y el momento en que las variaciones empiezan a ser patológicas:

     A) Aumento de las vibraciones audibles:

     1. Hay en este aumento varios grados: desde el simple refuerzo hasta la broncofonía, en la que la voz se oye con un eco bronquial característico. El refuerzo habitual de las vibraciones, acompañado de aumento de las vibraciones a la palpación (Þ); de matidez a la percusión, y de soplo bronquial, es característico de las condensaciones del parénquima pulmonar: neumonía, condensaciones tuberculosas; y de la compresión no absoluta del parénquima pulmonar, por tumores o derrames pleuríticos.

     2. A veces, se oye la voz resonante y tan distinta que parece que se produce en el punto de pecho que se está auscultando; se llama entonces pectoriloquia. Se dice, con razón, que la pectoriloquia es a la broncofonía lo que el soplo cavitario es al soplo bronquial; se presentará, pues, en las cavidades tuberculosas o de otro género. Si la cavidad es muy grande y de paredes lisas (grandes cavernas, neumotórax), la voz se oye con tono anfórico y se llama voz anfórica, correspondiente al soplo anfórico. Pero también hay pectoriloquia en la hepatización pulmonar densa con bronquios permeables.

     3. Otras veces, la voz se oye con un timbre agudo y una vibración o temblor especial que se ha comparado al balido cabruno y se llama egofonía. Aparece éste a la vez que el soplo pleurítico; es decir, en los derrames abundantes, pero no masivos; sobre todo si el pulmón está, como suele, un tanto congestionado o hepatizado. Es excepcional que se oiga en los derrames espesos, purulentos; su neta percepción es, por tanto, un signo interesante a favor del derrame seroso. Se oye también en el hidrotórax, aunque no siempre. Hay una afección no pleural en la que se percibe también la egofonía, aunque con menos claridad que en los derrames: en la esplenoneumonía una razón más para hacer difícil el diagnóstico diferencial entre ella y el derrame pleurítico.

     4. En algunos casos, la pectoriloquia, la percepción neta de la palabra en el punto de auscultación, no sólo se percibe cuando el enfermo habla en voz alta, sino también, y mejor aún, cuando cuchichea: se oye entonces el silabeo apagado, netamente, como si se estuviera produciendo junto al oído del médico. Se llama a este fenómeno pectoriloquia áfona, y su percepción es muy llamativa, ya que, normalmente, cuando el sujeto auscultado cuchichea, el que le ausculta apenas oye como un rumor lejano sus palabras. La pectoriloquia áfona se presenta en la pleuresía líquida, sobre todo en la serofibrinosa; con menos frecuencia y nitidez en la purulenta. Puede percibirse igualmente en casos de neumonía grande, sobre todo en la esplenoneumonía; en algunos enfermos de infiltración tuberculosa intensa, de caverna, de neumotórax.

     B) La disminución de las vibraciones vocales a la auscultación ocurre en los mismos casos en que disminuye a la palpación (Þ); esto es, en los derrames pleuríticos masivos, esplenoneumonía, atelectasia, neumotórax, etc.



  • auscultacion de la voz

  • voz anforica
  • auscultacion de la voz normal
  • soplo pleuritico
  • auscultación de voz

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario