Ascitis quilosa.





Ascitis quilosa.  A veces el líquido, en la ascitis, es de color lechoso, más o menos típico: se debe al derrame, del quilo, en la cavidad peritoneal. Puede acompañarse de quiluria (Þ). Debe hacerse el diagnóstico diferencial entre esta ascitis quilática verdadera y la ascitis seudoquilática o quiliforme. En ésta, el líquido tiene también un aspecto lechoso, pero no debido al quilo, sino a una degeneración grasosa de los elementos (principalmente proteínicos) del líquido ascítico ordinario. Esta diferenciación es difícil de obtener macroscópicamente; uno de los caracteres más útiles, a tal respecto, es que el líquido quilático expele un olor alimenticio, mientras que la ascitis quiliforme es inodora; químicamente, la principal diferencia estriba en que en el quilo hay abundante colesterol y escasa lecitina, mientras que en el derrame quiliforme la grasa dominante es la lecitina; en el líquido quilático no hay combinaciones lipoglobulínicas, que son, por el contrario, muy abundantes en el líquido quiliforme.

     La ascitis quilática debe hacer pensar en una de estas posibilidades patogénicas:

     A) Lesiones traumáticas que han seccionado los grandes vasos linfáticos que conducen a la cisterna linfática o el conducto torácico. Su diagnóstico es evidente.

     B) Obstrucción de estas mismas vías linfáticas, principalmente por cáncer, sobre todo del mediastino posterior, o por ganglios hipertrofiados de esta región, cancerosos o no (Þ). En adultos las neoplasias malignas representan ahora más del 80 por 100 de casos; de ellas la mitad son linfomas (Press, 1982).

     C) En algunos casos de nefrosis con gran lipemia, la ascitis y el anasarca suelen ser de aspecto quilático (Þ).

     D) Lo mismo puede ocurrir en la ascitis de la leucemia (Þ).

     E) En la filaria se observa la ascitis quilática. El diagnóstico se fundará en los antecedentes tropicales, la eosinofilia, el hallazgo de los embriones de la filaria en la sangre y en la orina. Frecuente elefantiasis (Þ).

     F) En niños, suele tratarse de anomalías linfáticas congénitas (linfangiectasia).

     G) La tuberculosis y otros procesos inflamatorios eran antes causa frecuente.

     H) En la cirrosis, ocasionalmente (Malagelada).



  • Ascitis quilatica
  • linfoescintigrafía en ascitis quilosa

  • causas de ascitis quilosa
  • ascitis quilosa no traumatica
  • liquido ascitico de aspecto quiloso

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario