Ascitis por peritonitis.





Ascitis por peritonitis.  En la mayoría de los casos trátase de niños o de jóvenes de sexo femenino, y su naturaleza es tuberculosa, ya propagada de lesiones tuberculosas genitales o digestivas, ya por infección hematógena. He visto casos típicos en hombres viejos. Puede empezar con un síndrome agudo o insidiosamente. El líquido puede ser abundante y libre o escaso y tabicado (ascitis enquistada). Es infrecuente una circulación colateral, discreta, de tipo inferior. Puede tocarse, después de la extracción del líquido, el paquete intestinal apelotonado, o el mesenterio endurecido, o grupos de ganglios linfáticos, o plastrones inflamatorios localizados, con sensación tumoral, sobre todo en la fosa iliaca derecha, o perihepatíticos; otras veces, no se toca nada. Puede haber febrícula, pero hay casos apiréticos. A veces hay enorme adelgazamiento (los hallazgos de algunas autopsias, o bien la coexistencia de síntomas como la diabetes insípida, me han permitido explicar este adelgazamiento, en ciertos casos, por una lesión hipofisaria, tuberculosa, concomitante). En muchachas jóvenes, la peritonitis tuberculosa se acompaña muchas veces de salpingoovaritis (Þ) con amenorrea y pigmentaciones de la cara que recuerdan al cloasma ovárico (Þ) y pueden hacer pensar en el quiste ovárico; también es muy frecuente la dismenorrea. Puede complicarse por una cirrosis hepática secundaria. Los caracteres del líquido son inflamatorios y en el sedimento abundan los linfocitos.



  • ascitis enquistada

  • QUISTE OVARICO CLOASMA

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario