Anexos Embrionarios





Durante la embriogénesis de los vertebrados, una parte de los tejidos originados por laanexos embrionarios diferenciación de los blas­tómeros está destinada a la formación de órganos anexos al embrión, cuya función es a la vez protectora y trófica. En los peces y los anfibios, estos anexos embrionarios se reducen a formar una bolsa (el saco vitelino) que queda colgando de la cara ventral de la región abdomi­nal y sirve para almacenar el vitelo, que se irá consumiendo a medida que progresa el desarrollo del embrión.

En los reptiles, las aves y los mamíferos, es mucho más acusado y complejo el desarrollo de esta frac­ción extraembrionaria. En la parte ventral del ectodermo embrionario se inicia la formación de una membra­na, el amnios, que acaba constitu­yendo una especie de bolsa, la bolsa amniótica, en cuyo interior, sumer­gido en el liquido amniótico, el em­brión se encuentra protegido de las influencias mecánicas (golpes, por ejemplo) y térmicas externas.

A partir principalmente del en­dodermo, y por evaginación de la pared de! primitivo intestino, se ori­ginan otras dos formaciones extraembrionarias; una de ellas es el saco vitelino, muy desarrollado en los rep­tiles y las aves por contener la yema o abundante vitelo presente en los voluminosos huevos de estos ver­tebrados; la otra membrana, cono­cida con el nombre de alantoides, termina también por formar una bolsa alantoidea, que en los grupos de vertebrados antes citados hace el oficio de órgano respiratorio y urinario mientras dura el desarrollo embrionario. Una membrana serosa rodea finalmente al embrión y anexos .

anexo embrionario

En los mamíferos placentarios, el saco vitelino es rudimentario, cosa lógica si tenemos en cuenta el pe­queño tamaño de sus cigotos y la escasa cantidad de vitelo que contie­nen. Por ello, la madre tiene que ase­gurar la nutrición del embrión.

Esta función trófica se consigue gracias a la soldadura del alantoides y la serosa, formando una envoltura vascularizada denominada corion;  esta soldándose a la pared uterina mediante papilas, constituirá la placenta, órgano mitad fetal y mitad materno. Entre los vasos placentarios maternos y fetales se establece un continuo y activo tránsito de materiales , a pesar de que sus sangres no se mezclan. La circulación placentaria materna cede a la embrionaria el oxígeno y las substancias nutricias que precisa el embrión y la descarga al mismo tiempo del anhídrido car­bónico y de los productos de excre­ción.

El puente de unión entre el embrión y la placenta está constitui­do por el cordón umbilical, formado por un par de vasos, arterial uno y venoso el otro, envueltos por tejido conjuntivo de tipo particular que en­globa también el reducido saco vite-lino y el pedicelo alantoideo; el desprendimiento posnatal del cordón umbilical deja una cicatriz indeleble u ombligo.



  • anexos del embrion
  • anexo embrionario
  • anexos embrionarios humano
  • anexos embrionarios

  • alantoides

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario