Amaurosis.





Amaurosis:

     Se llama amaurosis a la pérdida total de la visión: a la ceguera, especialmente a la que ocurre sin aparente lesión de los ojos, por enfermedades del nervio óptico o de la retina o del sistema nervioso central. No obstante, por extensión, se designan como amaurosis todas las cegueras. Las mismas causas que producen la ambliopía (Þ) pueden producir también amaurosis. Hemos visto, por ejemplo, amaurosis por arteritis de la temporal. La pauta del diagnóstico es idéntica en ambos casos. Entre las causas generales, hay que añadir las metabólicas congénitas, como algunas esfengolipidosis (idiocia amaurótica o enfermedad de Tay-Sachs), la abetaliproteinemia (acantocitosis) que determina retinitis pigmentaria y otras. La degeneración diencefalorretiniana del síndrome de Laurence-Moon-Biedl determina también retinitis pigmentada que condiciona como aquélla estrechamiento del campo visual con «visión en túnel». Las hidrocefalias oclusivas dan ceguera.

     La amaurosis fugax puede depender de la isquemia retiniana por lesión ateromatosa de la carótida al nivel de su bifurcación, con estenosis o embolia. Es una ceguera monocular transitoria y se considera un índice de enfermedad aterosclerosa general y premonitorio, a veces, de accidente vascular cerebral más extenso. Otra causa de amaurosis fugax es la embolia de origen cardiaco, más rara. También hay que tener en cuenta las arteritis, los traumatismos de la carótida o el aneurisma disecante, los trastornos mieloproliferativos, la anemia de células falciformes y el mieloma. Es posible una amaurosis transitoria en la fase inicial, precefalálgica, de la jaqueca. Puede ocurrir amaurosis, como complicación en la fase convulsiva de una tos ferina, dentro de la forma «encefalopática» de esta enfermedad. En adultos una amaurosis fugax puede ser expresión de un accidente vascular cerebral transitorio.

     La amaurosis súbita, transitoria o definitiva, puede ocurrir en muchos de los procesos que se acaban de citar o los referidos al tratar de la ambliopía. Puede ocurrir, por ejemplo: en alteraciones vasculares (embolia de la arteria central de la retina, trombosis de la vena central, insuficiencia cerebrovascular carotídea, arteritis de la temporal, etc.), lesión de las vías ópticas (por traumatismos craneales o tumores cerebrales), hipertensión intracraneal aguda (edema cerebral, tumores hipofisarios o encefálicos, abscesos, meningoencefalitis, etcétera.), hipertensión arterial (encefalopatía hipertensiva, nefritis, eclampsia), lesiones oculares (papilitis, hemorragia intraocular, desprendimiento de retina, glaucoma agudo, neuritis retrobulbar aguda, etcétera), intoxicaciones (por alcohol metílico, quinina, raticidas o depilatorios con talio, etcétera). También en la electrocución o choque eléctrico o tras anemias agudas.



  • amaurosis hipertensiva
  • amaurosis de origen cerebral

  • amaurosis en adultos
  • amaurosis historias

  • que es amaurosis optica

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario