Albuminuria ortostática, postural.





Albuminuria ortostática, postural.  Merece un lugar aparte, por su frecuencia y por su dudosísima patogenia, esta albuminuria. Aparece en niños y, sobre todo, en niñas, en los años que rodean a la pubertad. Es generalmente discreta y caracterízase por aparecer exclusivamente después del ejercicio o de la simple estación en pie, disminuyendo mucho o desapareciendo cuando el paciente se acuesta. Se trata, por lo común, de individuos delgados, asténicos, muchas veces visceroptósicos, con intensas reacciones vasomotoras, y en algunos casos, con fuerte lordosis lumbar, que en esta edad es normalmente bastante marcada. No es raro que las muchachas albuminúricas padezcan trofoedema. No hay cilindros ni hematuria, ni ningún síntoma de insuficiencia renal, siendo muy frecuente que el hallazgo de la albúmina sea puramente casual, al analizar la orina por cualquier motivo. Con el ulterior desarrollo del muchacho, suele desaparecer. Se han dado muchas interpretaciones, sobre todo circulatorias y mecánicas, para explicar esta albuminuria.

En algunos casos existen focos sépticos latentes, sobre todo amigdalíticos o estados tuberculosos latentes. Es difícil explicar por qué una causa permanente, como estas infecciones, sólo produce albuminuria en determinadas posturas; pero lo cierto es que el síntoma desaparece al extirpar los focos sépticos o al evolucionar favorablemente la tuberculosis. La lordosis lumbar empujando a la aorta y ésta comprimiendo la vena renal izquierda, determina una congestión pasiva del riñón izquierdo, provocando una proteinuria unilateral. En otros casos es bilateral y se supone que la lordosis ocasionaría una compresión de la cava inferior por el borde posterior del hígado; o tal vez una hipoxia isquémica renal de orden reflejo.



  • albuminuria ortostatica
  • proteinuria ortostatica ciencia explicada

  • albuminaria ortostatica

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario