Aborto, causas endocrinas.





Las causas endocrinas son muy importantes:

     A) La insuficiencia de la secreción luteínica (insuficiente formación de los cuerpos amarillos) es responsable de algunos casos de aborto en las primeras fases del embarazo, ya que determina la insuficiente formación de la mucosa pregravídica y la dificultad consiguiente para la nidación del huevo. Se trata de mujeres aparentemente sanas, sin lesiones ginecológicas, incluso con reglas normales, en las que aparecen abortos tempranos, muy hemorrágicos, que no rara vez se interpretan como simples menstruaciones abundantes y retrasadas. Es frecuente que sean mujeres muy femeninas con menstruación anovular (Þ). La disminución de la excreción del pregnandiol por la orina, tiene interés diagnóstico (Þ). La desaparición de la tendencia al aborto por la opoterapia luteínica es, a veces, muy llamativa y confirma el diagnóstico. Sin embargo Botella Llusiá ha demostrado que es posible la continuación del embarazo, a pesar de la extirpación del cuerpo lúteo, en muchos casos; existiría una formación extraovárica de progesterona, corial o suprarrenal, a menudo suficiente. El cuerpo lúteo progestativo parece, en cambio, indispensable para la nidación.

     B) Aborto por hiperestrogenismo. Experimentalmente se produce el aborto por hiperfoliculinismo, gracias a la inhibición que el exceso de foliculina produce sobre la hormona luteínica necesaria, como hemos visto, para la nidación. Pero en la clínica humana no son frecuentes los casos comprobados. Tal vez algunos abortos repetidos, en mujeres hipertiroideas con hiperfoliculinismo secundario tengan este origen. Se citan también casos de aborto por intoxicación terapéutica con dosis altas de estrógenos, intencionados o casuales. Parece más decisivo en la provocación del aborto el descenso de la fracción estriol que indicaría degeneración placentaria.

     C) Son muy frecuentes los abortos repetidos en la diabetes. Los fetos mueren pasado el tercero o cuarto mes, o más tarde aún, incluso después del séptimo; y se caracterizan por su gran tamaño. Es interesante que los estados prediabéticos, sin verdadera diabetes, pueden producir igualmente el aborto; basta que al aborto repetido se produzca en una mujer con herencia diabética para que se justifique el tratamiento insulínico (Þ).

     D) Según mi experiencia, no son excepcionales los abortos repetidos en mujeres con insuficiencia tiroidea, aun no siendo grave; las mixedematosas graves es raro que queden embarazadas; pero, cuando así ocurre, están sujetas, desde luego, al mismo accidente. Cuando todas las causas anteriormente citadas se han podido eliminar, deben, pues, buscarse cuidadosamente los pequeños síntomas del hipotiroidismo (Þ) y hacer una determinación del metabolismo basal; aun siendo grados ligerísimos de hipotiroidismo, la interpretación es aceptable y justifica el tratamiento tiroideo. He visto, empero, mixedematosas intensísimas con gravidez normal.

     E) En los estados de insuficiencia hipofisaria y suprarrenal puede haber igualmente abortos repetidos, aun cuando también hay enfermas de estas afecciones con embarazos normales. Suele tratarse, por lo común, de formas leves de estas enfermedades, pues en las formas graves el embarazo es raro.

     F) He encontrado igualmente este síntoma en los casos de hipometabolismo constitucional no hipotiroideo (Þ).



  • Endocrino aborto
  • aborto endocrino corial
  • causas endocrinas del aborto insuficiencia cuerpo luteo
  • causas endocrinas abortos
  • aborto endocrino

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario